Leyenda Flor Chasna

Author: admin

Vilaflor ( Tenerife ) gustó a los primeros españoles que en él penetraron, y su nombre va ligado a recuerdos históricos. he leído en viejas crónicas que en 1946, cuando la conquista de Tenerife, los guanches, atrincherados en estas montañas, defendieron largo tiempo su independencia. Pedro de Bracamonte, uno de los capitanes de Alonso de Lugo, en el curso de una descubierta hasta el barranco de Chasna, se encontró con una doncella indígena, la cual consiguió evadirse después de varios días de cautiverio.

El castellano, seducido por los encantos de la bella fugitiva, no pudo soportar su pérdida y se echó al campo en completo estado de locura. cuantos cuidados les prestaron sus compañeros de armas no sirvieron para devolverle la razón, poseído por la evocación de la joven guanche, atormentada su imaginación por el amoroso recuerdo, murió después de tres meses de sufrimiento: VI-LA-FLOR-DEL-VALLE, ¡ VILAFLOR ! era su lastimero grito. Y esas fueron las ultimas palabras que salieron de sus labios con el ultimo suspiro.

Y ese fue el origen del nombre de Vilaflor, ese fue el nombre que los soldados de Lugo quisieron ponerle a  este valle después del triste fin de su capitán. Aunque parece que el nombre antiguo que ha prevalecido es CHASNA